JEC: EDUCACIÓN PARA ZOMBIES

Hace 20 años que el Ministerio de Educación de Chile (MINEDUC) promovió un cambio en la estructura de las horas de clases, haciendo que los alumnos pasaran mayor tiempo en su establecimiento educacional, se trataba de la ya conocida y cada vez más mal ponderada: JEC, Jornada Escolar Completa. Las motivaciones fueron variadas:

  • REFORMA A LA JECEliminar las tareas para la casa. Los trabajos se realizarían en el colegio en un tiempo destinado específicamente para estas actividades. Durante este tiempo, los alumnos en equipo desarrollarían sus trabajos, adquiriendo un aprendizaje más significativo.
  • Más tiempo de estudio en el colegio.
  • Las horas aumentadas corresponderían a desarrollar actividades complementarias como talleres deportivos y artísticos para recibir una educación integral.
  • Colaborar con los padres trabajadores para que sus hijos no pasaran tiempo en las calles y utilizarán la tarde en talleres.

 En resumen, los alumnos realizarían la totalidad de las actividades referentes al colegio en el establecimiento educacional. Y con esto la estadía en casa sería destinada a tiempos de ocio y juegos.

Un panorama ideal, que en su momento defendí con fuerza, ignorando que años más tarde la JEC sería la causa de tener un zombie en casa.  La mala utilización de la Jornada extendida es evidente; esta afirmación toma fuerza cada vez que veo a mi hija de 8 años -de la que me he cansado de sentir pena- sin tiempo para ser una niña.

 Y es que el papel da para mucho y como muchas la JEC es un iniciativa más de aquellas que no tienen ningún sentido y peor aún su hacedero inicial en la práctica no existe.

  • JEC PARA ZOMBIES Los alumnos continuaron con tareas para la casa. Aunque actualmente en mucho menor cantidad gracias al descontento de padres que se han hecho escuchar (mención especial al movimiento social La Tarea es Sin Tarea).
  •  El tiempo libre y de descanso es ocupado para estudiar. Y aquí me detengo para especificar lo importante, porque tengo clarísimo que no siempre una nota refleja el conocimiento de un niño. Sin embargo, al entrar al “sistema” son nuestros propios hijos los que se auto exigen para obtener una buena calificación. Sacarse un 6 ó 7 es gratificante y por el contrario un “rojo” frustra y la confianza y el autoestima se afectan.

 Entonces, nuestra indiferencia hacia la calificación se convierte en una preocupación.

 Los colegios aumentaron las horas de clases y no incorporaron en su malla curricular horas de deporte complementario, ni arte, ni música; es más surgen voces que incluso piden retirar el ramo de Filosofía. Los talleres extra programáticos pasan a ser extra extra, ya que se realizan fuera dela jornada ya extendida.

 En resumen, la decisión y justificación de realizar en Chile una JEC no fue más que una medida – como tantas- idealizada que ha terminado en un verdadero fracaso. Dejando a su único y real objetivo, que fue que aquellos alumnos que permanecían mucho tiempo en las calles, pasaran más tiempo bajo el resguardo del colegio, se volviera circunstancial.

¿Ha disminuido esto la drogadicción y la delincuencia juvenil? ¿Se refleja en las notas tantas horas en el colegio?

Seamos claros, si bien no existen muchos trabajos de investigación del impacto de la JEC en el aprendizaje, como explicó Juan Pablo Valenzuela, del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE), “los que se han realizado dan cuenta que ésta tuvo un efecto más bien reducido en los aprendizajes vinculados al puntaje Simce, que equivalen a unos dos puntos en lenguaje y matemáticas”.

ESTUDIANTEEL HORARIO DE JOSEFA
  • 15:45: salida del colegio, yo retiro y llegamos a casa 16:00 aprox. Consideremos media hora (mínimo) más para aquellos que se van en furgón escolar o caminan.
  • 16:15: Luego de cambiar su ropa almuerza (consideremos que en muchos colegios no entregan almuerzo a los niños o bien tienen un costo muy elevado y para mandar alimentos que muchas veces no son del agrado de los niños, es que muchos niños llegan a almorzar en la mitad de la tarde. Si no fuera el almuerzo es la leche u once).
  • 16:40: Termino de alimentación y comenzar su tarde libre. Libre para pintar, cantar, bailar, salir en bicicleta, patines, etc. Y también para estudiar para las pruebas de la semana, leer el libro de lectura y repasar aquello que le enseñaron en el día y que no entendió del todo.
  • 18:00: Ducha y preparar mochila para el otro día.
  • 19:00: Cena, lavado de dientes, pijama.
  • 20:00: Dormir y leer cuento o compartir con el padre que ha llegado del trabajo, etc.

 Todos los anteriores estimativos y variables según la energía con la que llegue a casa, energía que disminuye en forma proporcional a las cada vez más escasas horas de ocio.

 Los colegios están educando pequeños zombis y los llamo así, porque al igual que los adultos, desde temprana edad duermen poco, con preocupación por sus responsabilidades, estrés y frustración de disfrutar su niñez. Y claro, están siendo educados y preparados para adaptarse a una sociedad de adultos zombis.

 Mi llamado es para que nos dejen vivir. Que se ejecute la verdadera Jornada Escolar Completa. Que los niños no tengan que, luego de almuerzo, aprender a escribir. Que como padres tengamos la posibilidad de optar por qué tipo de jornada escolar queremos para mi hijo.todoeduca

 

 

Comentarios

Comentarios cerrados.