ALTERNATIVA AL RITALÍN

DDAHEl Déficit Atencional es una de las patologías más diagnosticadas durante los últimos años en los niños de nuestro país. Es frecuente escuchar a padres y profesores decir que tienen niños inquietos con dificultades para concentrarse. Sin embargo, como mamá me surge una serie de interrogantes ¿Qué tipo de comportamiento es el adecuado? ¿Es en realidad este diagnóstico una enfermedad? ¿O es un conjunto de situaciones reiterativas que llevan a los “especialistas” a llamarlo enfermedad o trastorno? Los invito a reflexionar al respecto y a analizar la realidad de nuestros hijos y su contexto.

¿Qué es lo que pasa en las cabecitas de nuestros niños cuando un médico supuestamente muy calificado para tratar este síndrome, los medica? ¿Es correcto tratar el síntoma sin detenernos en la causa? ¿Estamos efectivamente frente a un déficit como carencia o es en realidad un exceso de algo?

Vamos a lo concreto, pensemos en un niño que es capaz de estar sentado por más de una hora jugando Play Station, sin embargo, cuando el objetivo es terminar la tarea lo perdemos a los 5 minutos. En la actualidad nuestros hijos reciben mucha información en forma rápida y entretenida, lo que hace que los métodos del sistema tradicional de enseñanza se vuelvan monótonos y poco atractivos para ellos.

¿Pero quién se detiene en eso? Hablamos de niños inquietos, de difícil manejo, que interrumpen la clase. Niños que no se adaptan a las normas, que no siguen las reglas, que tienen dificultad para aprender; entonces nos llaman a nosotros a “los padres responsables” del pequeño y nos “recomiendan” la derivación a un especialista.

Lectura 3 (2)Y nosotros “los padres responsables” buscamos el especialista, preguntamos a otros padres, nos angustiamos, buscando respuestas al comportamiento de nuestros hijos, nos culpamos y -en forma incluso en casos apresurada- los medicamos para terminar con el asunto, dejar tranquilos a los profesores y de paso evitar futuras citaciones.

¡Fin del problema! Bajo la hiperactividad, disminuyó la impulsividad; tenemos un niño atento y concentrado. Atacamos el problema, pero qué pasó con la causa.

No olvidemos que existen estudios serios y concretos que señalan que medicamentos como el Ritalín (por nombrar alguno) producen efectos múltiples y adversos importantes. Riesgo cardiovascular, insomnio, dolor de cabeza y estómago, pérdida de apetito, cambios de humor, son sólo algunos de los síntomas secundarios que produce este tipo de fármacos. Sin mencionar el aumento de la infelicidad en los niños y el deterioro de la relación entre padres e hijos.

LA MEDICINA ALTERNATIVA Y LA BUSQUEDA DE LA CAUSA.

Para mí no es casualidad que en la realidad actual observemos un constante aumento de Déficit Atencional en la población infantil. Por una parte tenemos a niños inmersos en un mundo que corre rápido, dinámico e inmediato versus establecimientos educacionales atrapados en un sistema rígido, estandarizados y por qué no decirlo arcaicos.

Un niño un mundo. La terapia alternativa que ofrece las Flores de Bach consiste en indagar en ese mundo. Conocer su círculo afectivo, considerar la dinámica familiar, su entorno social, experiencias pasadas, etc. Descubrir en conjunto las emociones y de qué forma expresarlas. Se busca el origen de lo que produce este desorden y se orienta a conectarse consigo mismo.todoeduca

Comentarios

Comentarios cerrados.