REUNIÓN DE APODERADOS ¡QUÉ LATA!

Reunión de Apoderados“Anda tú, yo fui a la anterior” “¡Qué lata! ¿Otra vez?” “¿…Y si no voy?”, son algunas de las frases que suelen decir los padres cuando nos llega la citación desde el colegio: “Reunión de Apoderados”. Una lástima, ya que por “fomes”, “largas” o “lateras” que se consideren son realmente necesarias; sobre todo si consideramos que son una excelente instancia  para conocer a las familias de los niños que pasan más del 50% del día con nuestros hijos.

Hoy en día muchos colegios y jardines infantiles realizan entrevistas individuales con los padres para conocer los avances educativos y sociales de los niños, sin duda conversaciones de real importancia, 40 ó 50 minutos hablando sólo de tu hijo; pero no por ese motivo las reuniones grupales deben considerarse innecesarias. Todo lo contrario, participar y conocer a los otros padres, escuchar las experiencias de nuestros pares, compartir dudas, consejos e ideas finalmente es un aporte innegable en el proceso de la crianza.

Además, las reuniones de apoderados bien organizadas por los profesores deben incluir un pequeño trabajo de taller que  contribuya al trabajo de apoyo y de formación/crianza en el hogar y así trabajar de manera coordinada y formativa. Además de información de las actividades y necesidades de los alumnos y reglas de la institución, a modo de que los padres apoyen y fomenten su cumplimento.

En definitiva, hacer de estas instancias y de este grupo de personas un apoyo en el proceso de formación de nuestros hijos depende de uno. Tener la disposición de participar, de aprender, de conocer puede incluso traernos como resultado lazos de amistad con otra familias fuera del establecimiento educacional, ampliar nuestras redes sociales y momentos de esparcimiento, conocer gente afín con la que compartir. Muestra de ello son los frecuentes grupos que se forman a través de Whats App para coordinar alguna actividad, preguntar por una tarea o material de apoyo, aclarar dudas de lo que “pidió la profe”, o incluso la organización de un improvisado “happy hours” entre madres – el que en definitiva no será otra cosa que un momento de liberación entre mujeres-. Por lo que destinar positiva y conscientemente tiempo para las reuniones de apoderados es sin duda un esfuerzo que debemos realizar, ya que de eso dependerá también el valor y el aporte de éstas no sólo en la vida de nuestros hijos, sino que también en las nuestras como padres y seres humanos. Todoeduca

Comentarios

Comentarios cerrados.