AL SOL CON PRECAUCIÓN

sol con precausiónYa comenzamos los últimos meses del año y empezamos a pensar en las vacaciones. Salimos a las plazas con los niños, viajamos a la playa los fines de semana. Todo es diversión al aire libre. Sin embargo, no nos olvidemos que el exponernos al sol, especialmente los niños, implica una responsabilidad ineludible: El cuidado de la piel.

Para toda la familia es agradable pasar el día fuera de casa, comienzan las temporadas de piscina, las altas temperaturas que invitan a salir al patio o a la plaza del barrio, luego viene los paseos de curso de fin de año y las ansiadas vacaciones; por lo que el cuidado de la piel de toda la familia es absolutamente necesario, sobretodo el de nuestros hijos, ya que suelen ser especialmente más vulnerables a los efectos del sol, porque su piel es esencialmente delicada y suelen pasar más tiempo realizando actividades expuestos al sol sin preocuparse.

Así que antes de comenzar a disfrutar  aquí van algunos datos a considerar: Son distintos los tipos de rayos solares y la piel expuesta a estos sin la protección adecuada que da el filtro solar del fotoprotector pueden ser muy nocivos para la piel. Existen tres tipos de rayos ultravioleta:

  •  Los rayos ultravioleta A (UVA), aquellos que contienen una menor energía pero que sin embargo llegan a capas profundas de la epidermis provocando envejecimiento prematuro
  • Los rayos ultravioleta B (UVB), aquellos con una energía de tipo medio. Estos rayos penetran a nivel intermedio de la epidermis y son los principales causantes de los cánceres cutáneos.
  • Los rayos  ultravioleta C, (UVC) son sin duda los más peligrosos para la salud pero son absorbidos casi en su totalidad por la capa de ozono por lo que no alcanzan la superficie terrestre.

 ¿Pero cómo elegir la mejor protección? ¿Desde qué edad se debe comenzar a utilizar el protector solar? ¿qué características debe tener un protector solar?¿Se puede utilizar el mismo protector para el cuerpo y la cara? ¿Cómo cuidar los ojos de los rayos UV? Para elegir un fotoprotector solar es necesario conocer qué tipo de piel tenemos o cual es la resistencia de nuestra piel frente a las radiaciones ultravioleta A y B. Estos niveles están determinados por la propia capacidad de la piel de generar melanina (pigmento de la piel) y adquirir mayor resistencia frente al sol.

Existen diferentes tipos de piel:

  • Piel clara, ojos claros y cabello rubio. Este grupo tiene muy poca resistencia al sol y necesita filtro solar de pantalla total muy alto.
  • Piel dorada. No se queman tan fácilmente pero tendrán que utilizar un fotoprotector medio
  • Piel morena. Este grupo es por lo general más resistente al sol, pero pueden acusar también los efectos dañinos de los rayos ultravioleta, por lo tanto deben cuidarse igual

NIÑO AL SOLEl uso de los protectores solares en niños se recomienda desde los seis meses de edad. Previo a eso, es importante evitar la exposición solar y tomar medidas físicas como el uso de gorro y sombrilla. Así mismo se recomiendan protectores físicos (pantallas solares) hasta el  año de edad y después de eso pueden utilizarse fotoprotectores químicos (filtros solares) de amplio espectro (UVA y UVB), SPF 50+. Idealmente, deben ser resistentes al agua y libre de perfume. En adolescentes de piel grasa, se pueden utilizar fotoprotectores en gel.

El protector solar debe ser aplicado media hora antes de la exposición al sol, cubriendo todas las áreas expuestas y con una adecuada frecuencia de reaplicación (idealmente cada tres horas). En caso de no ser resistente al agua, se debe reaplicar en cuanto el niño salga de la piscina. Se puede utilizar el mismo fotoprotector para cara y cuerpo, sin embargo, hay que tener especial cuidado con el rostro en niños de piel sensible o atópica, eligiendo productos especiales para estos casos.

Se debe usar protección con anteojos provistos de buenos filtros ultravioleta en meses de mucha luminosidad (lentes de sol), en particular, en paseos en la naturaleza, donde la exposición a la luz solar puede durar horas. Así también, en sitios de gran reflexión UV, tales como superficies de ríos y mares; cuando se va a pescar y a cazar, en la playa y en la nieve. En la ciudad siempre es bueno usar anteojos de protección en las horas de mayor luz solar, ya que el pavimento también refleja los rayos UV.

Y por último es fundamental el uso de las medidas físicas (gorrito, sombrilla y ropa adecuada), evitar la exposición en horarios “peak” (de 11:00 a 16:00 horas) y el uso del protector solar incluso cuando esté nublado.Todoeduca

Comentarios

Comentarios cerrados.