¿LO ESTOY HACIENDO BIEN?

Todoeduca Fresia Soltof

Tengo la sensación de que se me quedaron muchas cosas en el tintero en mi artículo anterior.
Y es que lo comentamos con algunas amigas y me llamó profundamente la atención que entre ellas, no eran tan culposas como dudosas. Dudosas de cómo lo están haciendo. Bien o mal.

Y para ser honesta,  no creo que, en general, lo hagamos mal. Todo lo contrario, seguramente lo hacemos lo mejor que podemos, pero con la vorágine del día a día, claro que se nos pueden pasar algunos detalles que a veces juegan en nuestra contra.
Tener muchas cosas qué hacer, andar con varias cosas en la cabeza. Estar al tanto de mil quehaceres por minuto, cansa y a veces agobia.

Lo cierto es que más allá de que si trabajamos o no fuera de la casa. De si tenemos tiempo o no. De si queremos o podemos hacer otras cosas en la vida… es hacer lo que decidamos hacer con ganas, optimismo y en lo posible con vocación.

Porque qué más frustrante que no ser feliz en el día a día. O díganme si no les pasa cuando se relajan, se toman su buen traguito con las amigas, se van de luna de miel con el marido, se van a “hacer las manos”, se arrancan a un spa o en su nuevo deporte favorito se les viene una importante dosis de placer ¡Innegable! Una importante y merecida dosis de placer. Las que andamos en bici o disfrutamos de la Zumba vemos reflejadas las caritas felices de nuestros niños cuando el viento nos da en la cara o el ritmo de la música nos tiene al borde del desmayo.

Finalmente, qué más reconfortante que ser una mamá realizada y alegre. No lo dudemos tanto: madres felices, hijos felices.MINI LOGO

Comentarios

Comentarios cerrados.