UNA MASCOTA EN CASA.

perroQuienes tuvimos la suerte de haber crecido en un hogar con mascotas, conocemos muy bien la importancia que pueden llegar a tener las mascotas en la vida de nuestros hijos.  El vínculo que se forma en la niñez con los animales, puede llegar a ser un gran aporte al desarrollo psicológico, motriz y social de los niños, pudiendo dejar una marca para toda la vida. Pero ¿qué significa exactamente? Para muchos adultos puede ser sólo eso, un animal/cosa que está ahí, sin aportar mayormente a nuestras vidas. Sin embargo, para otros el animal pasa a ser un integrante más de la familia, distinto en su especie, pero no por ello, menos importante en lo que respecta a los sentimientos, lealtad y cuidados.

Una familia que tiene mascotas, tiene un gran punto a su favor, pues tiende a entregar la posibilidad a los niños de interactuar, socializar, comunicarse más allá de lo que podemos entregarle nosotros como cuidadores, ya que generamos sentimientos de  seguridad, valores y sentido de pertenencia en nuestros hijos.

niños y su mascota“Mamá Soy un Perro”.

La desbordante capacidad imaginativa de los niños, los relaciona con animales desde inicios de la vida. Los niños adoptan papeles y roles animales más fácilmente para comunicarse, de ahí que los peluches se tornen fascinantes, pues se parecen mucho a las mascotas reales. De hecho, es propio de los niños pequeños, el actuar como animales en sus juegos. El animalito pasa a ser un personaje importante e incluso el cómo se trata a la mascota es un indicador de cómo es tratado el niño por sus cuidadores, padres y familia en general. Si vemos a un niño que presentan conductas crueles con los animales, debemos ponernos en alerta, pues es posible que esté siendo víctima de situaciones de maltrato o bien, de algún tipo de conflicto con la agresión entre otras situaciones de las cuales debemos preocuparnos por investigar.  Y es que es el juego la principal forma de expresión en la infancia, por lo que su papel en el desarrollo psíquico es  fundamental.

bebe y perroCrecer Junto a una Mascota.

Los aportes de la presencia de mascotas en la crianza de nuestros hijos, es enorme. Al identificarse mayoritariamente con animales, los niños fortalecen sus vínculos emocionales y autoestima. Los perros y gatos -por ejemplo- permiten que los niños se sientan queridos, pues son animales que interactúan, dándoles confianza, seguridad y sentimientos de protección, además, ayudan a relajarse y calmarse en momentos de hiperactividad y/o cuando presentan dificultades para controlar sus impulsos (de ahí la importancia de la zooterapia). El cariño físico hacia las mascotas, el acariciarlas, ayudar a los adultos a bañarlos, el abrazarlos, también los ayuda en el fortalecimiento sobre todo, de la seguridad en sí mismos y en la confianza en las relaciones con los demás, como por ejemplo: colaborando con los niños al enfrentar los celos por la llegada de un nuevo hermano/a.

niña y hamster El Rol de los Padres.

 Considerando que los niños pequeños no pueden hacerse cargo completamente del animal, es fundamental que como padres le enseñemos el sentido de la responsabilidad y respeto con la mascota a nuestros hijos, educarlos en pequeñas cosas, por ejemplo:  no debemos molestarlos cuando comen, duermen o están enfermos, como también colaborar con la limpieza de su mascota, tratarlos con cariño y delicadeza, pues ellos también sienten. De esa forma, los ayudamos a desarrollar el sentido del respeto por los demás, fortaleciendo la empatía y sentimientos de bondad al no maltratarlo. A su vez, le permitimos ser intuitivos, puesto que en la relación con su mascota, la comunicación será no verbal, lo que colabora con el lenguaje y la comunicación social.MINI LOGO

Comentarios

Comentarios cerrados.