OBESIDAD INFANTIL EN AUMENTO

la foto (1)Todos sabemos que la obesidad infantil va en crecimiento y para eso no es necesario ser una persona muy instruida o un profesional de la salud. Siempre he dicho que el día que tenga hijos y llegue el momento de alimentarlos jamás le pondré en la mamadera bebidas gaseosas, porque desde un principio en mi formación en la universidad comprendí que una buena alimentación y buenos hábitos son la base para tener niños sanos y sanos refiriéndome no sólo a que se enfermen menos sino también a niños que en la medida que crezcan comprendan el verdadero sentido de una buena alimentación y los beneficios que esto trae para su cuerpo, como dicen por ahí: “cuerpo sano, mente sana”.

la foto (2)

A raíz de lo anterior, es que siempre he pensado que me “agarraré del moño” con mis papás y suegra por la alimentación de mis hijos, ya que ¿cómo decirle a los abuelos no le de tal o cual cosa de comer? Si ellos quieren demostrarle todo el amor que sienten por sus nietos de mil y un modo, y uno de esos modos es la alimentación; que galletitas dulces, que helados, que “cajitas felices” y algodones dulces…., pero ¿cómo ser la malvada madre que le prohíbe comer todas esas cosas ricas a sus hijos y a la vez hacerles entender que es por su bien? Por eso es que hay que tratar de encontrar el equilibrio, el zen… aunque llevarlo a la práctica sea realmente muy difícil. Creo ciertamente que la mejor manera de sobrellevar esta situación es dejar claros los límites; por ejemplo llegar a un consenso: sólo un paquete de galletas dulces a la semana, gaseosas sólo los fines de semana, golosinas a destajo en los cumpleaños, etc. Ufff suena realmente una tarea difícil de cumplir. Pero insisto “ser la mala de la película” es la única forma de tener hijos sanos.

Y seamos claros, al momento de alimentar a los hijos independientemente de la edad que tengan, es fundamental que ellos entiendan que la comida no es premio ni tampoco un castigo, la comida es simplemente eso…comida y en la medida que se mezcle de buena forma ayudará a tener una buena nutrición.

 Ahora, para conseguir una  alimentación saludable no pueden faltar:

  • Lácteos: leche, yogurt, quesillo, queso fresco. Que aportan el calcio necesario para la formación y mantención de huesos y dientes.
  • Frutas y verduras variadas: zanahorias, espinacas, tomates, lechuga, zapallitos, acelga, etc. Aportan la fibra necesaria para mantener el transito intestinal normal, minerales, vitaminas y antioxidantes. La idea es mezclar los diferentes colores para así tener una variedad en el aporte de vitaminas y minerales.
  • Proteínas: (carnes) Vacuno, pollo, pavo, pescado, (legumbres) lentejas, porotos, arvejas, etc. y huevos. Aportan proteínas y zinc, necesarios para el crecimiento además del hierro que previene anemias. Preferir carnes blancas como pescados que aportan grasas saludables (ácidos grasos omega 3) que mejora el sistema inmune y contribuye a la memoria y a la concentración. Las legumbres y el huevo pueden reemplazar a las carnes.
  • Cereales: Pan, arroz, fideos, papas, sémola, avena, maicena. Aportan la energía necesaria para las actividades cotidianas del día a día, además de vitaminas, minerales y fibra.
  • Aceites: aceite de oliva, canola, maíz, soya. Contienen ácidos grasos esenciales para el crecimiento, siempre será mejor preferir aceites vegetales.

la foto (3)Uno de los principales errores que se comete con la comida son las porciones, los niños no deben comer un plato igual que la de un adulto, la porción es la del tamaño del puño del niño, no se les debe obligar a dejar el plato vacío, y de preferencia una fruta de postre.

Para la sed mil y unas veces es mejor el agua, el agua es esencial para mantener la hidratación del cuerpo, para mantener las acciones fisiológicas y compensar las pérdidas que aumentan en ambientes de calor y con el ejercicio. Como dato deben saber y tener en cuenta que el agua es el componente mayoritario en el cuerpo humano, un lactante –por ejemplo- tiene alrededor de un 70-80% de agua en su cuerpo y un adulto alrededor de 55-45%.

Por último y no menos importante es válido aclarar que la leche entera no es indispensable, por lo que se puede reemplazar por leche descremada o semidescremada, ya que el 50 % de los niños presenta sobrepeso, por lo tanto la grasa que aporta la leche entera no los beneficia.

Comentarios

Comentarios cerrados.