VOLVER AL COLEGIO

Las vacaciones están por acabarse y volveremos a la rutina del año laboral, comenzamos a ceder tiempo de nuestras vacaciones para comprar útiles, uniformes, libros y lo que necesitaremos para comenzar un nuevo período. Marzo está por llegar y las obligaciones caen sobre nuestros hombros, junto a las naturales preocupaciones. ¿Alguien ha reparado en preparar a los más pequeños de la casa para el ciclo que comienza? Pocos.

Es evidente que el término de las vacaciones no emociona: presiona y altera a los adultos. Esto les pasa también a los niños, por esta razón es importante tomarse algunos minutos para conversar con ellos, prepararlos y observarlos luego, para asegurarnos que están comenzando adecuadamente el año escolar.

primer díaIndistintamente de la edad es buena idea que nos reunamos en familia y establezcamos plazos: fomentaremos la claridad sobre el tiempo que nos queda para disfrutar de las vacaciones (sin mayores obligaciones y con horarios flexibles). De esta manera, los niños podrán contar los días y prepararse mentalmente para la vuelta a clases, será una especie de cuenta regresiva emocional (se sugiere que los más pequeños usen un calendario que puedan pegar en la pieza, para mirar los días y saber cuántos días quedan)

Vamos a dejar atrás el año que pasó y para evitar que los fracasos anteriores tiñan el desempeño futuro: es importante darles confianza y seguridad a nuestros hijos, por esa razón plantearemos en positivo la posibilidad del nuevo período. Les comentaremos sus habilidades y haremos hincapié en sus potencialidades para que su “auto-concepto” se fortalezca y se sientan capaces. Es favorable para los niños que, a pesar de haber tenido fracasos o problemas, los adultos que lo rodean confíen en sus capacidades.

Estableceremos pasos a seguir y metas a concretar: vamos a conversar sobre lo que esperamos de cada uno en este nuevo año escolar. Seremos claros en lo que se debe mantener y lo que debemos evitar para concretar las metas. Recordemos que éstas, para los niños, deben ser a corto plazo. Se sugiere entonces ir mes a mes estableciendo nuevas (metas) y brindar regalías por los logros al cumplirlas (no se motivarán si le decimos: “si tienes buen promedio de notas, te daré un premio en navidad”, ya que la porción de tiempo es percibida como muy amplia).

Seremos positivos en la vuelta a la “realidad”: vamos a mantener el buen humor, mostrar el interés por nuestro trabajo y labores que vienen. De esta manera, mediante el ejemplo, ellos podrán sentir ganas de volver a sus labores propias.

Haremos hincapié en la importancia del período que comienza: los niños deben sentir que el colegio les sirve y les aporta. Debemos recordar los lazos amistosos, la cercanía de sus profesores y las puertas que se le irán abriendo mientras aprende.

Se sugiere ir retomando, en la última semana de vacaciones, los ritmos de alimentación y de sueño-vigilia que se necesitarán para la jornada escolar. De esta manera nos evitamos preparaciones de último día que sólo sirven para alterar el regreso y generar ansiedad en los niños.

Es importante observar a nuestros hijos las primeras semanas de clases, para saber de su adecuada adaptación al colegio. Para evitar dificultades recuerda SIEMPRE:

  • Brindarles seguridad sobre sus capacidades y confianza hacia el colegio
  • Escuchar sus miedos y aprehensiones frente al ingreso a clases.
  • Evitar vivir la experiencia del colegio como constante evaluación: ¿aprendiste? ¿lo hiciste bien? , etc.
  • Ante dificultades acércate a hablar con su profesor: pídele información y ayuda. Son fundamentales.
  • Si es necesario, y para la seguridad del niño, pueden llevar algún objeto de la casa que los haga sentir tranquilos.

Comentarios

Comentarios cerrados.