TRASTORNOS DEL LENGUAJE

Los niños desde su primer llanto de recién nacido comienzan a utilizar y desarrollar habilidades que le permitirán adquirir el lenguaje hablado, y si bien este desarrollo debe ir cumpliendo ciertos hitos de manera progresiva en determinados tiempos – teniendo en cada individuo variaciones – esto en ocasiones no ocurre en la progresión y tiempos esperados.

Lectura 3Cuando el desarrollo es desviado del curso natural según la edad cronológica del menor hablamos de Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) que se refiere a una serie de dificultades en la expresión o comprensión del lenguaje o ambas.

Los aspectos que se pueden afectar son:

1. Fonológico (producción de palabras como las del adulto); ejemplo: “m´osa” por mariposa.

2. Semántica (vocabulario y relaciones); Ejemplo: no consigue nombrar un animal al solicitarlo o bien no consigue reconocer por muy cotidiano que para él sea.

3.Morfosintaxis (construcción de frases, oraciones y palabras de acuerdo a su morfología); ejemplo: “mia, el niño eh princesa” por “mira la niña es princesa”.

4. Pragmática (todos los aspectos que se relacionan con el lenguaje tanto los movimientos corporales, la mirada, gestos faciales, manejo de las habilidades conversacionales, entre otras); Ejemplo: habla en momentos inoportunos o no mantiene un tema de conversación.

Lectura 5Considerando los ejemplos anteriores, es importante que los padres estén atentos, ya que son ellos los encargados de pesquisar desde temprana edad las habilidades de su hijo y reconocer las dificultades persistentes en el tiempo. A continuación se presentan algunos errores comunes de los menores para identificar posibles problemas de lenguaje y así consultar a algún especialista a modo que realice una evaluación, si lo estima necesario.

Signos a considerar según edad, considerando que el diagnóstico de Trastorno es a partir de los 3 años, antes de esta edad nos referimos a un retraso del lenguaje:

2 años • El repertorio de palabras que utiliza es muy reducido, es decir, nombra algunos miembros de la familia y no usa palabras para solicitar sus necesidades. • No estructura oraciones de frases de 2 o más palabras. Ejemplo: “mamá agua”. • Se comunica a través de gestos o con balbuceos. • No mira a los ojos cuando conversa. • Dificultad para reconocer la función de elementos cotidianos.

3 años • El menor habla y nadie le entiende o sólo le comprende su mamá. • Presenta dificultad para mantener las sílabas de una palabra o bien suele cambiar un sonido por otro. Ejemplo: dice “aco” por auto, “pancha” por plancha, entre otros. • Dificultad para reconocer y nominar los objetos que le rodean o bien no reconoce elementos por categoría, por ejemplo, partes de la casa, medios de transporte, entre otros. Ejemplo: no logra mostrar las frutas de una serie de estímulos ya sea, dibujos, fotografías o reales. • Dificultad para estructurar oraciones de manera adecuada o bien suele omitir elementos. Ejemplo: “Yo mañana comí casa la” (oración correcta: ayer comí en la casa). • Dificultad para mantener una conversación sin cambiar el tema o no logra una conversación de manera recíproca. Ejemplo: a una pregunta hay una respuesta. • Dificultad para conjugar verbos o en el uso de pronombres, adjetivos, artículos, entre otros. Ejemplo: “El niño pegó y yo cayé” (oración correcta: el niño me pegó y yo me caí).

4 y 5 años • Los niños presentan dificultades semejantes a las mencionadas con anterioridad en más, igual o menor grado. Es importante tener en cuenta que un niño que presentó TEL en algún momento no es una razón para presentar dificultades en el aprendizaje de la lectoescritura, sobre todo si recibió terapia de manera oportuna y logró superar sus dificultades previo al ingreso a enseñanza básica.

Comentarios

Comentarios cerrados.