UN PASATIEMPO NO SÓLO PARA PASAR EL TIEMPO.

Está demostrado que el desarrollo de actividades extraescolares en los hijos aumenta su capacidad de concentración, aprendizaje y destrezas. La participación de los padres en ellas es fundamental en la extensión del lazo afectivo con los menores.

josefa balet Hoy en día muchos niños luego del término del año escolar ven toda una serie de oportunidades para descansar y hacer lo que “ellos quieren” con su tiempo, pero a la segunda semana de vacaciones se aburren y suelen terminar todo el día frente al televisor o video juego. Así lo que muchas veces los padres restringieron durante el año para evitar malos hábitos, a modo de socorro, les ofrecen sin medida medios tecnológicos para pasar lo que queda del verano.

En la actualidad son muchas las opciones que hay para ocupar el tiempo libre de los niños, lo importante es considerar los intereses y sus cualidades. Para empezar debemos tener claro que la idea no es sólo mantenerlos ocupados, sino también es tomar estos tiempos como espacios para favorecer el desarrollo de otras áreas no muy explotadas en los colegios, como son la danza, el teatro, la música, el deporte, entre otras.

josefa balett 2Más de alguna ves hemos escuchado en nuestro círculo de amistades hablar de este tipo de actividades como pasatiempos y si bien claramente lo son, es fundamental tener en cuenta que al desarrollar al máximo las áreas de nuestro cerebro, estamos generando más redes neuronales que ayudan a su vez a optimizar la concentración, la capacidad de aprendizaje y  atención de nuestros hijos. Esto se explica, ya que los sentidos (audición, visión, tacto, olfato) son fundamentales como vía de captación de información del medio que nos rodea, por lo que mientras más experiencias tengan, más opciones tendrán de relacionar y comprender lo que observan y así aprender.

Por esto, además de buscar algo de su interés, es importante que como padres demos la seriedad de cualquier otra disciplina de aprendizaje, es decir, ser sistemáticos, puntuales, rigurosos y por supuesto disfrutar la actividad que realicen. Incluso es recomendable participar de las clases con el fin de compartir experiencias, aunque esto sólo signifique observar, ya que de esta forma podremos extender la experiencia a la casa recordando lo aprendido y reforzar lazos de afecto y comunicación entre padres e hijos.

Comentarios

Comentarios cerrados.