DÓNDE ESTÁN LOS LÍMITES

Hay padres que suelen prohibir por completo la TV a sus hijos, otros aún cuando piensan que ésta no es recomendada, la utilizan como recurso para mantenerlos entretenidos, y finalmente también están los que piensan que la cantidad de televisión que sus hijos vean no es un tema relevante y la consideran una actividad más entre varias otras que realizan durante el día. ¿En qué grupo te encuentras tú?

LA TVFrente a la interrogante de cuánta televisión deben ver nuestros hijos existen diversas opiniones, ¿dónde están los límites? es una pregunta que como padre tú mismo te puedes responder. Aquí te entregamos diversas visiones que te ayudarán a hacerlo.

Hay estudios que indican que los programas agresivos y exposición indiscriminada sí interfieren en las visiones e ideas del mundo de los menores, incluso esos mismos estudios (según fuentes de Rev. Salud Publica vol.7 no.1 Bogotá Jan./Mar. 2005) muestran que hay mayor influencia en varones que niñas. Y que incluso puede aumentar la violencia y agresión en los menores, revelando comportamientos de mayor riesgo o adelantar la actividad sexual en ellos.

Frente a estos interrogantes tan frecuentes que se dan en los padres, lo más importante es considerar que todos los extremos son malos. Por  lo que si bien es indiscutible que el pasar muchas horas frente a la televisión durante el día puede provocar daños difíciles de reparar en los menores, el prohibir la televisión en la casa es negar un aspecto propio de la cultura del niño. Quizás lo más indicado sería utilizar la televisión como un recurso que puede complementar sus experiencias, mientras el adulto acompañe, comente y guíe lo que están observando, incluso se pueden realizar investigaciones o trabajos a partir de algo que haya llamado la atención de ellos. Es importante entonces la participación de los padres o hermanos mayores respecto de lo que nuestros hijos ven. Iniciándose conversaciones que pueden incluso convertirse en una buena forma de extender y prolongar algún conocimiento.

la tv 3Lamentablemente la TV no sólo está prendida en los programas infantiles, sino que también los niños/as observan los programas de sus padres y otros adultos, que pueden estar a su cuidado (nanas, abuelos, hermanos), y es durante estos momentos donde hay que darle mayor importancia a las conversaciones; explicarles quizás que en una escenas de violencia, los golpes o insultos no corresponden. Y mejor aún evitar ese tipo de imágenes que no son adecuadas  para su edad. Ojo que muchas veces los padres creen que los niños no ponen atención, sin embargo el concepto de que “mi hijo es una esponja”, debe ser aplicado a todos los aspectos de la vida, ya que ellos simplemente lo absorben TODO.

De esta forma la decisión de ver o no ver televisión, o mejor dicho de ver y qué ver en televisión debe ser en familia. Los límites educan y los límites los ponemos los adultos al cuidado de los niños.

Aquí les dejamos algunos consejos para considerar:

–       Busca determinados programas educativos y de sana entretención para disfrutar con ellos.

–       Apaga la TV si no están mirando, no hagas que se genere una dependencia innecesaria del uso de ésta.

–       Ten cuidado con lo que tú ves en la televisión, tu hijo aunque no esté mirando puede escuchar y estar atento a todo lo que pasa a su alrededor.

–       Comenta con tu hijo aquellos programas que decidan ver y utiliza esas instancias como una forma de aumentar su conocimiento.

 

Referencia: Guía para padres / Los límites enseñan, 2012. Uruguay

Comentarios

Comentarios cerrados.