AUSENCIA DE RESPUESTAS Y UNA DEMANDA SOCIAL AMPLIADA .

colegio monTodos podemos reconocer que Chile tiene serios problemas educativos. El sistema que se instauró durante los años 80 es tremendamente segregador, pues no permite que los niños y niñas de nuestro país tengan educación de calidad y equitativa, donde todos tengamos las mismas oportunidades de surgir. Las familias con menores recursos en el país pueden elegir “libremente” en qué colegio educar a sus hijos, sin embargo, existen diversas razones que hacen que en Chile este sistema no  incentive que los establecimientos impartan educación de calidad: la selección segregadora, los altos costos y la distancia geográfica por parte de los mejores colegios, los escasos recursos de las escuelas municipales que no seleccionan, la falta de información y medios de control por parte de padres y apoderados y un sistema universitario que aumenta las inequidades de las escuelas chilenas, entre otras.

Esta situación se arrastra por años y hoy, finalmente, la mala calidad y los altos costos de la buena educación chilena están en discusión. El movimiento estudiantil ha logrado instalar el tema obteniendo una escasa respuesta por parte de los actores políticos, tanto de Gobierno como de oposición, pues no han sido capaces de identificar las demandas de la ciudadanía, siendo meros espectadores de un movimiento que convoca no sólo a estudiantes, sino que a la sociedad chilena, alcanzando incluso al 89% de aprobación al movimiento estudiantil según el “Barómetro Político” de CERC. Ante esta situación, la pregunta es obvia, pero las respuestas no tan evidentes: ¿Qué razón está detrás de la inmovilidad de los políticos chilenos? ¿Por qué quienes toman las decisiones no han sido capaces de dar respuesta a un movimiento social que representa al 89% de los chilenos?

Comentarios

Comentarios cerrados.